Curiosidad

Entre las primeras estructuras del universo y los repollos, el humilde grillo topo y un extraterrestre de película, no hay, salvo por su tamaño, grandes diferencias. Lo existente (real o irreal) observa unas normas a las que su morfología, paradójicamente, obedece como el prisionero a la bayoneta que lo conduce. La morfología es, en consecuencia, expresión de un camino. [Seguir leyendo en Patreon]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *