El muro de los venenos

Tiempo estimado de letura: 3 Minutos

En Inglaterra el veneno de moda es el Polonio 210, aquí era el ácido bórico pero ya no, ahora el veneno de moda es el Andratx. Son venenos muy diferentes: uno es ruso y ataca a los espías y los mata, otro a los políticos y los perdona porque es español y España sigue siendo diferente.

– No tanto, dice Raquel. – En algunas cosas somos tan modernos como cualquiera.
– Por ejemplo…
– Por ejemplo tenemos más o menos el mismo porcentaje de miopes que el resto de los países europeos.
– ¿Muchos?
– Más de un cuarenta por ciento.

A servidor le parece bastante lógico: aquí no hay manera de ejercer la vista. Mire uno donde mire se topa con una urbanización. Por eso tenemos tantos miopes. En Papúa-Nueva Guinea, por ejemplo, no tienen más de un uno por ciento de miopes porque están acostumbrados a verse de lejos. Nosotros somos unos ochenta habitantes por kilómetro cuadrado, y ellos once. Y encima nuestros kilómetros cuadrados están llenos de chalés adosados. Allí para encontrar novia hay que aguzar la vista, mientras que aquí te metes en un bar y esperas…

– ¿Se puede saber en qué piensas?
– En Papúa-Nueva Guinea.

Raquel conduce hacia el Bierzo. Nos quedan un par de horas de viaje entre advertencias de limitación de velocidad, recordatorios del número de muertos y radares chivatos. Que los automóviles alcancen los doscientos cincuenta kilómetros por hora y que la ley prohíba pasar de ciento veinte es una invitación directa a la delincuencia. Me pregunto cual será la limitación de velocidad en Papúa-Nueva Guinea.

– En las autopistas alemanas se recomienda conducir a 130 kilómetros por hora o más, dice servidor antes de que Raquel vuelva a preguntar por sus pensamientos.
– Serán más anchas y estarán mejor señalizadas… Porque de miopes andan igual que nosotros, responde. – Por cierto, que menudo viaje te has hecho, de Papúa-Nueva Guinea a Alemania en cinco minutos.

A la derecha se va elevando Orión y a la izquierda Raquel sonríe sin apartar la vista de la carretera. En el radiocasete sigue sonando Bob Dylan. Pronto va a amanecer. De vez en cuando aparece la torre iluminada de alguna iglesia. Aún no se ven las grúas que, desde hace años, señalan con más autoridad la presencia de pueblos y ciudades, aún no las iluminan. La religión del ladrillo no ha llegado a tanto como la del libro, aunque ambas sepan levantar muros, y volvernos miopes. Todo se andará. Hay venenos que matan cosas, no hombres. Todo se andará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *